5 tradiciones muy vivas, para festejar a los muertos en Puebla.

Nuestro amado estado tiene sus propias tradiciones, y cada municipio tiene sus propios usos y costumbres. Pero si hay una tradición que unifica a toda la entidad y que se encuentra en cada pueblo, es sin lugar a dudas, la celebración del día de los muertos, una festividad mexicana que honra a nuestros seres queridos que ya han fallecido. Esta tradición es el resultado del mestizaje de dos culturas, que permanece hasta nuestros días y que podrás vivir de diferentes maneras en el estado.

Chignahuapan está en la sierra norte de Puebla, ahí, se lleva a cabo el 1, 2 y 3 de noviembre el Festival de la Luz y la Vida, evento que inicia con la marcha de antorchas en la calzada de las almas y que culmina en la laguna, con la representación de la travesía que siguen las almas para llegar al Mictlán, todo esto sobre una pirámide flotante y fuegos artificiales.

Altares de hasta cuatro pisos, son los que encontraras en Huaquechula, sus pobladores preparan desde el 28 de octubre estas magnas ofrendas para esperar la llegada de sus muertos, a quienes reciben con flores de cempasúchil, papel picado, candeleros con ceras escamadas, el singular pan de muerto, fruta, comida, bebida y todo aquello que en vida contentaba a sus seres queridos. Recuerda que si visitas este lugar debes mostrar tu respeto ofreciendo alguna veladora.

Otro de los lugares a visitar es el pueblo mágico de Atlixco, conoce el asombroso tapete monumental que es realizado el 28 de octubre con más de 150 mil flores en tonos amarillo, naranja, morado y blanco, que juntas forman imágenes alusivas al día de muertos. Su desfile de calaveras es otra de las actividades que este pueblo tiene para ofrecer, en él, se presentan a miles de personas disfrazadas del popular personaje de “La Catrina o Catrín”, quienes marchan en un ambiente lúgubre al ritmo de la música popular el día 2 de noviembre.

En Tochimilco, la fiesta es especial en La Magdalena Yancuitlalpan. Si visitas este lugar lo recomendable es dar una vuelta po el panteón donde se lleva a cabo el enflorado de las tumbas, para después visitar los altares, los cuales, se caracterizan por ser elaborados en forma escalonada a base de su principal material el papel picado. Para que finalmente la noche del 2 de noviembre velar y despedir a los fieles difuntos en sus mausoleos.


Por último, en este top. el corredor de ofrendas que se coloca en la capital poblana, es el pretexto perfecto para visitarla, recorrer los puntos del centro histórico, donde se colocan estos altares que llegan a medir entre 10 metros de ancho y 5 metros de alto, decorados con artículos tradicionales de la temporada y dedicadas a personajes históricos del estado.

Y tú, cuál de estas celebraciones únicas visitarás en esta temporada de Día de Muertos.

Otras experiencias

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe información de eventos, noticias de Puebla

Please wait